14 julio 2014

Un madrugón

¿Qué harías si tuvieras que trabajar un domingo a las 8:00 AM? Lo habitual en mi caso es ponerme el despertador con el tiempo justo, hacerme el remolón en la cama y luego ducharme a toda prisa, salir sin desayunar y pitando al trabajo (gracias a Dios que el tráfico de los domingos es, bueno, inexistente).

Pero ayer no fue así. Ayer me puse el despertador más pronto aún y lo más impresionante: ni lo apagué y me volví a quedar dormido (bastante habitual) ni me hice (demasiado) el remolón. ¿El motivo? Aprovechar de la tranquilidad de Madrid en su amanecer (y la luz) para hacer alguna que otra fotografía de/en Madrid (poco a poco estoy intentando aumentar mi archivo de fotografías madrileñas).

La idea era hacer alguna foto por el cuasicentro (Alonso Martínez, Bilbao, Malasaña o similar), pero al pasar por Neptuno, giro rápido para aparcar frente al Ritz y hacer alguna foto de la fuente (¿es correcto llamarla fuente si no tiene agua?) con el Palace de fondo. Preparar trípode, una foto rápida de prueba para medir la luz y comienzo una panorámica con la buena suerte que a mitad de panorámica, ¡apagan las farolas! ¿Pero qué hora es esta de apagar las farolas? ni en punto, ni y media, ni y cuarto (o menos cuarto). Así que a repetir la panorámica (con otra luz distinta).

Plaza Cánovas del Castillo

Me muevo un poco de sitio para hacer una foto del Palace y del NH Paseo del Prado y ¡me apagan el letrero del Palace! (esta vez a una hora "redonda" 06:45). Hago alguna que otra foto diferente a la que tenía pensada mientras espero que se mueva un autobús que trae a los últimos borrachos asistentes de alguna boda.

Carrera de San Jerónimo

Una vez que se marcha el autobús, hago por fin la foto pensada:

Hotel Palace

Una vez que desisto de la idea de subir por la Carrera de San Jerónimo para seguir fotografiando algo, retomo mi plan original y subo hasta Colón, Génova y Sagasta hasta la glorieta de Bilbao: ¡bien! el edificio de Ocaso está iluminado. Aparco el coche en Eguilaz y cuando estoy bajando el trocito de Luchana ¡me apagan el edificio Ocaso!

Así que ya con el edificio apagado, toca hacer unas fotos rápidas (antes de que el sol empiece a iluminar el edificio por su parte superior para que la iluminación sea uniforme).

Gta. Bilbao (color)

Ya sólo toca recoger los bártulos y al coche, que el domingo es muy largo y aún tengo que ir a trabajar.

¿Lecciones aprendidas?
  1. Se puede madrugar un domingo y no estar de mala leche todo el día.
  2. Si vas a madrugar para hacer fotos, madruga como Dios manda para que no te apaguen todas las farolas / edificios.

No hay comentarios: