31 enero 2013

Inicios

Espadaña del Carmen. Muralla de Ávila
Todos tenemos una época en nuestra vida en la que actuamos de manera despreocupada, no miramos en el más allá, no nos ponemos cortapisas.

Actuaciones espontáneas, ingenuas, auténticas. Un niño que no calla, un adolescente despreocupado: acciones asociadas a los comienzos, al ¿desconocimiento?. Pero también al atrevimiento, a buscar los límites; no seguir las reglas (¿acaso las hay?).


Colores en fachadas del Madrid de los Austrias
 Mis inicios en la fotografía reflejaban todo esto: Intentaba salir lo máximo posible a hacer fotos. Aprovechaba cualquier excusa para coger el coche e ir a hacer fotos a donde fuera. ¿Reglas en fotografía? ¿eso qué es? Fotos, fotos y más fotos.

Con el paso del tiempo, con mayores conocimientos sobre el tema uno se vuelve más crítico. Te das cuenta que la calidad técnica es mala (bien por equivocación en la toma, bien por las herramientas de paso a digital), exclamas más de una vez "¡cómo pude hacer esa foto!" o "¡pero cómo me perdí aquel detalle!" o miles de cosas por el estilo.

Pero también ves frescura. Añoranza. Despreocupación. Afición y disfrute.

Todo esto viene a cuento que he descubierto en una dirección de internet que creía perdida muchas fotos de hace unos cuantos años. Cuando empezaba a tirar diapositivas con mi desaparecida F65. Esas fotos son las que ilustran esta entrada. Y sí, es una entrada del blog un poco ñoña, pero bueno: son mis fotos y es mi blog :P



Chrysler Building desde el ESB.
Flatiron Building desde el ESB.
Escena cotidiana. Plaza Mayor de Salamanca.
Iglesia de la Veracruz desde el Alcázar de Segovia.
Campo cerca de la Estación de El Espinar (Segovia).
Escena cotidiana. Acueducto de Segovia.
Atardecer desde el Alto del León.

2 comentarios:

mdaf dijo...

Oye pues no te salían mal, casi mejor que ahora :-ppppp

Jorge dijo...

¡Qué perro eres Adrián!
Mejor que ahora seguro...que no hago fotos :P