23 marzo 2011

Aberración


Eso es lo que supone, a mi humilde entender, la torre de Valencia. Una aberración arquitectónica que nunca debió construirse en ese lugar.
Cada vez que miras a la Cibeles, a la Puerta de Alcalá o a la estatua de Alfonso XII en el Retiro y ves esa mole de hormigón ahí detrás uno no deja de pensar qué podría haber sido de ese edificio en otra ubicación. Quizá serían como las Torres Blancas, un ejemplo de arquitectura, controvertido, pero ejemplo al fin y al cabo, pero en ese lugar...

No hay comentarios: