13 julio 2010

Tranquilidad

Recorrer los pocos kilómetros de la carretera forestal que une El Espinar con San Rafael es meterse en un mar de tranquilidad proporcionado por la sombra de los enormes pinos que cubren todo el monte espinariego.

Si además el recorrido se hace andando o en bicicleta (la de veces que habré subido a Las Barrancas cuando era pequeño con mi pequeña Orbea "de carreras" o, más mayor, habré recorrido toda la forestal como inicio de una pequeña ruta en bici que después podía incluir la subida a Los Leones, o, sobre todo, llegar hasta La Estación y dar la vuelta a La Panera) la tranquilidad es total.

Y si encima te sales de la pista y te adentras por el pinar, sólo oirás las copas de los pinos movidas por el viento, respirarás aire puro y podrás encontrarte con multitud de animales.

Pero sea lo que sea, encontrarás un reducto de paz y tranquilidad en medio de la naturaleza.

No hay comentarios: