06 julio 2010

Plaza de Toros. El Espinar

Si el otro día ponía una imagen de la iglesia de San Eutropio en El Espinar, hoy toca otra diferente, aunque también, por diversos motivos famosa.

Es el caso de la Plaza de Toros, inaugurada en 1949 (parece que fue ayer cuando celebraron su cincuentenario y ya han caído casi once años). Es famosa porque para las fiestas de agosto (en honor a la Virgen y San Roque), se celebran importantes festejos taurinos, destacando la corrida de toros en la que siempre van figuras del toreo, aunque en los últimos años no se llena tanto como antes, que venía mucha gente de fuera a la corrida (siempre había alguien que preguntaba dónde estaba la plaza de toros...y alguno de esos acabó en el campo de fútbol como poco "gracias" a nuestras indicaciones).

Pero también es famosa porque es el escenario en el que se celebra el Teo. El Teo consiste en montar, el penúltimo día de fiestas (el sábado), una hoguera impresionante en medio de la plaza de toros con toneladas de madera, mientras dos bandas de música amenizan la velada ininterrumpidamente desde las 12 de la noche hasta "altas horas de la madrugada" (como pone siempre en el programa de fiestas). Ese día, miles de personas acuden a El Espinar a despedir las fiestas (es increíble la gente que he conocido que sin ir a El Espinar habitualmente, han estado alguna vez en el Teo). Y todos hemos cumplido la "tradición" de aguantar el Teo hasta el final, luego hacer un poco de tiempo hasta que abriesen Maganto para tomar el chocolate con churros (o café para los que no nos gusta el chocolate en taza) para coger fuerzas y, de empalmada, subir a la ermita del Cristo del Caloco a esperarle para despedirle hasta el año siguiente.

No hay comentarios: