22 febrero 2010

Caixaforum Madrid

Desde que ví en la web del Caixaforum que organizaban visitas guiadas al edificio tuve en mente apuntarme a alguna. En un principio los viernes a las 19:00. Pero hoy, que he estado de vacaciones (consumiendo las que tenía pendientes del año pasado) he aprovechado que el día no estaba para muchos exteriores y me he pasado a la de las 13:00.

He llegado pronto, las plazas son limitadas y tenía miedo que hubiera exceso de jubilados ociosos (jejeje). Al llegar, veo que en la plaza de la entrada han puesto una escultura de Miquel Barceló (un elefante invertido) debido a que en una de las salas hay una exposición del escultor catalán.
Una característica del Caixaforum es que la recepción está en el primer piso, no en el nivel del suelo (de hecho, a nivel de calle no hay nada, otra de las características es haber "ahuecado" el nivel de calle para aumentar el espacio público alrededor del edificio). Para subir a la recepción hay ascensores habilitados, pero merece la pena entrar por las escaleras de acero.El espacio que hay a nivel de recepción no es únicamente un espacio de paso, un lugar dónde se compra la entrada o se pide información y se deja atrás, sino que es un espacio de estar. Además de la recepción está la librería del centro, donde se pueden comprar variedad de libros o catálogos de las exposiciones así como el típico recuerdo del centro.También hay unos sillones dónde se suelen proyectar audiovisuales además de otros junto a las taquillas dónde dejar las mochilas o bolsas que lleves y que no dejan entrar en el centro.Una vez dentro del edificio, una de sus partes destacadas es la escalera que articula los movimientos en el edificio, siendo el conductor del visitante a las diferentes salas de exposición, a la cafetería de la última planta o al auditorio del sótano -2. Los ascensores desembocan en el rellano de las escaleras, como en los edificios más antiguos. Las escaleras tienen forma irregular y el pasamanos empieza en el suelo del -2 y de manera continua asciende retorciéndose hasta la última planta. Como detalle a destacar es que la barandilla metálica se añadió a posteriori debido a las ordenanzas municipales, lo que causó enfado en los arquitectos.Y además del edificio, suele haber exposiciones destacables (no voy a nombrar entre ellas la de Barceló) como la que hubo de Richard Rogers, la de Palladio, o la que habrá del Foto Press.

Ya sólo queda disfrutar de la exposición a visitar, y para salir del edificio, otra vez por la escalera de acero:

No hay comentarios: