11 enero 2010

Nieve en Madrid

Ayer a eso de las 16:30 o así empezó a nevar en Madrid...y no paró hasta esta madrugada. Menos mal que pasó en domingo, porque sino, con la cantidad de gente que "semos" aquí y cómo conduce la gente, el caos hubiera sido terrible (aún estoy viendo esa mujer ayer por el barrio en el que vivo con un Land Rover Freelander frenando en un semáforo cómo fue deslizando al menos 25 metros...y yo con el Polo de Marta lo máximo que pude derrapar fueron ¿1 metro?).
Anoche a eso de las 21:15 en La Finca (Pozuelo de Alarcón)

Las previsiones de la AEMET eran que la alerta en la zona metropolitana por nieve finalizaba a las 04:00 AM, por lo que me fui a la cama con el despertador puesto a las 5:55 para levantarme pronto y si la carretera estaba bien, venir a trabajar temprano, antes de que saliera todo el mogollón de gente y no pillar atasco y evitar posibles frenazos que con esta nieve y hielo...

Así que a las 06:00 he visto que no nevaba y que la rampa del garaje estaba limpia (buena labor la del vigilante del edificio, que se ha pasado un buen rato quitando nieve de la rampa entre ayer y hoy). He salido con calma, y en las calles de Madrid, pues la cosa estaba como siempre (depende de la calle). Calles no principales, arrancando en 2ª con mucho tacto al embrague y aún así derrapando en alguna ocasión.
Incorporación a la M-40 desde Cuatro Vientos.

La M-40 limpia, bastante bien, aunque como siempre cafres. He vivido un momento "el diablo sobre ruedas" cuando iba a 90 km/h por el carril de la izquierda (que no es el más limpio de todos) y un autobús de Hnos. Montoya me ha empezado a meter el morro (a todo esto, yo llevaba otro coche por delante a una distancia un poco más prudente de la que guardaba el autobús conmigo). En cuanto he podido me he echado al carril del medio, y el autobús ha pasado a más de 100 km/h (velocidad máxima en la M-40 en condiciones normales) salpicando toda la nieve que encontraba a su paso.

También curiosa la sensación que debían ir llevando dos coches a los que he adelantado que iban con las cadenas puestas en la M-40...uno creía que había reventado del ruido que iba haciendo el coche, y el otro debían de ser de tela y no le debía de quedar mucha.

La salida de la M-40, pues con más tacto, marchas largas a casi ralentí (sobre 1000 rpm), reduciendo con doble embrague para que no hubieran salto de revoluciones que pueda hacer derrapar las ruedas y dejando que el coche frene y tocando el freno lo mínimo posible y con tacto. Y de nuevo a arrancar en 2ª, y de nuevo lo mismo, algunas calles mejor que otras, y algunos carriles mejor que otros.
Entrada a Sanchinarro desde la M-40.

Al llegar al trabajo, bajarse del coche y pisar la nieve con los zapatos del traje y notar cómo se mete todo el frío (y la nieve) por los calcetines no tiene precio...
Llegada a destino.

Todo esto aderezado con los -4º que marcaba el coche esta mañana...

2 comentarios:

Ferran dijo...

Originales las fotos de Madrid nevado. ¿Como las has revelado? Saludos.

Jorge dijo...

Están hechas con el iPhone utilizando a app ShakeItPhoto.

Un saludo