09 diciembre 2009

Demagogia, lobbies y otros

Pues sí, pasados unos días de la movida "pro autores" vs "pro pirateo" (siguiendo la nomenclatura oficialista), parece que todo se calma...y las cosas siguen igual.
Entre tanto, leo entrevistas como la que hacen en ABC a Eric Baptiste, director general de la Cisac (vamos, la SGAE multinacional) en la que se descuelga con un titular pretencioso y, cuando menos, demagógico: «Asumimos los sueldos de los futbolistas pero no que cobren los autores»
Vayamos por partes, ya que el susodicho está igualando a los futbolistas con los autores, vamos a sacar a la luz todos los conceptos inherentes.
Todos sabemos que una gran parte del presupuesto de los clubes de los últimos años a estas fechas vienen dados por los ingresos de las televisiones. Las televisiones (sobre todo las de pago), se lucran a costa de la retransmisión de los partidos de fútbol (en modo "pago por visión") de la misma manera que las discográficas se lucran de la venta de los CDs de música. Pues bien, señor Eric Baptiste, por si usted no lo sabe: también existe el pirateo de las tarjetas de televisión para ver los partidos de fútbol codificados sin pagar. También existen páginas web que retransmiten esos partidos sin pagar. Y a pesar de todo, los futbolistas no se quejan. Y a pesar de todo, los futbolistas cada vez ganan más dinero. Y sin embargo a usted se le llena la boca del símil demagógico y populista de los sueldos de los futbolistas. Porque está de moda.

Mientras el lema "la música se muere" por el pirateo se va desvaneciendo (gracias a Dios) a pesar de que informes como este publicado por The Times no se muestran al gran público, ahora se ha puesto de moda que es la industria musical y la "multitud" de empleos la que se puede resentir por el pirateo. Ya no es el productor, sino que es la cadena de distribución, son los intermediarios, el modelo de negocio establecido, el que se puede ver afectado por un nuevo modelo de distribución. Y lo enmascaramos diciendo que el perjudicado es el productor. ¿Qué pasa, que hay intermediarios de primera y de segunda? Porque cuando los agricultores se quejan del precio al que le pagan la patata y del precio final del producto al que el consumidor la paga, todos nos escandalizamos. Todos criticamos a los intermediarios, a la cadena de distribución. Pero, ¿tiene más derecho a cobrar por su trabajo el "cazatalentos" que trabaja cómodamente en el sillón de su discográfica que el camionero que está descargando su camión en Mercamadrid después de haber estado conduciendo toda la noche en invierno? ¿Tiene más derecho a cobrar el dueño de la tienda de discos que el pescadero que aún de noche está comprando la mercancía para llevárselo al público?

Pero quiero que conste que nunca he sido partidario de bajarme películas o discos de música. En mi vida me habré bajado (sí, lo reconozco, yo también lo he hecho)como mucho tres discos y una película. Sí, yo compro música. En formato tradicional o mediante nuevos canales de distribución. Y sino, la oigo a través de spotify, sin pagar un duro y de manera legal. Y voy a los conciertos de los autores que me gustan. No estoy en contra de que se pague a un autor, no ya por "su obra intelectual" sino por su trabajo. De lo que estoy en contra es de la mentira. De la demagogia. Del populismo y del inmovilismo. Mientras hay autores que buscan potenciar su distribución a través de internet, en su beneficio (al igual que hay agricultores que ofrecen venta directa a través de la red), hay oros que que se unen a sus intemediarios para mentir a la opinión pública para permanecer en su trono medieval.
Y no, no he suscrito el manifiesto que ha estado dando vueltas por internet porque no estoy de acuerdo en todos sus puntos. Pero no, tampoco me voy a quedar callado porque una "comisión dependiente del Ministerio de Cultura" pueda cerrar un espacio de libre difusión del pensamiento como es una página de internet. Porque señores medievales. Internet no sólo sirve para piratear. Internet sirve para muchas cosas más, entre otras cosas para la libertad de expresión, para que se escuche no sólo lo que los grupos mediáticos quieren. Y sino, miren la relevancia de la red en la "marea verde" iraní, o en la represión china, o en la dictadura cubana, o para muchos otros casos.

No hay comentarios: