18 febrero 2008

Sigo aquí


Sigo aquí, digiriendo el partido de baloncesto del otro día.
Bueno, para sacar del engaño a los posibles engañados, deciros que no, no me he comprado una Nikon D3. Esperaré a que me toque el Euromillón.
La pude probar el otro día gracias a que un buen amigo me la prestó un rato en el partido (a su vez a él se la habían prestado en Finicon)...así que desde aquí, de nuevo, muchas gracias por el rato que me la dejaste ;)

Para un :pakete: como yo en esto de las fotos, voy a comentaros mis impresiones con la cámara.
Lo primero que me destacó fue el visor. ¡Menuda pasada de visor! si ya noté el salto de la D70 a la D200, al mirar por la D3 parecía que estaba en el cine de lo grande y luminoso que es.
Lo siguiente que hice fue probar los isos altos, y al tirar una foto a Charles Smith a iso 3200 noté que no había ruido (y ya es raro...que en los jugadores de color el ruido se nota en seguida). Eso sí...es primordial exponer bien.
Enlazo con la siguiente impresión, que fue el rango dinámico. Las luces de Vistalegre son una porquería porque generan un montón de luces/sombras en los jugadores, y son muy complicadas de salvar (por ello suelo usar flash para rellenar con la D200), pues bien, el rango dinámico de la D3 es impresionante y salva muchas muchas fotos.
Lo siguiente es el enfoque. Y en eso es donde más noté la falta de manos. Con el punto de enfoque central seleccionado, el área de enfoque es muuuuuucho más pequeño que en la D200, lo que te da mucha más precisión...pero también más posibilidad de fallo si no eres rápido. Aunque claro, no hay color entre el enfoque de la D200 y de la D3 (me gustaría poder compararlo con el de una MarkIIn o así).
Por no hablar de la pantalla LCD y su calidad y su capacidad de ampliación...

Vamos, que no sé si se nota que me pareció una pasada la cámara...pero vamos, supongo que pasaría lo mismo si, acostumbrado a mi Golf, me dejan un rato un 911 Carrera...

Sonaba en mi iPod Rosa Gris de Duncan Dhu (Teatro Victoria Eugenia)

No hay comentarios: