25 diciembre 2007

El mundo al revés

Si hay algo que caracteriza a Irlanda (quitando la cerveza negra y St. Patrick's Day) es el verde. El verde que puedes ver allá donde estés. El verde del trébol, el verde de la bandera, el verde de los campos. Verde.
Pues para romper, una escena irlandesa en blanco y negro. Que no se aprecie el color típico. Que el cesped no se vea verde ni el cielo azul. Una escena en blanco y negro sin más.
La última foto que tomé en Irlanda (quitando las que hice en el aeropuerto mientras esperábamos a embarcar).

Sonaba en mi iPod No te puedo besar de Hombres G

1 comentario:

Antonio Rull dijo...

Ay Irlanda y su verde. Impresiona, bien es cierto, y es una seña de identidad. Yo lo he hecho de menos en esta tierra de albero y césped con riego a goteo...