15 noviembre 2007

Estopa

Y no es el grupo de música que no me gusta nada de nada, sino que hoy estaba dispuesto a repartir estopa a diestro y siniestro en el blog. Iba a ser un post incendiario.

Empiezo saliendo cada vez antes de casa para llegar media hora antes al trabajo y poder aparcar bien. Me encuentro a una Maruja a 50 km/h por la autovía de La Coruña antes del desvío a Aravaca (primer objetivo que se va a escapar de la quema).

Día de trabajo y reuniones y reuniones...Salgo de trabajar y pongo camino al aeropuerto...y me encuentro delante de mí a otra María incorporándose a la Autovía de La Coruña a 60 km/h (y no aceleraba, no...el segundo objetivo de este post también se va a escapar). A todo esto se me había encendido ya la luz de la reserva.

En lo que antes era la M-11, una tercera individua a tope por el carril de la izquierda con un Polo normalito cuando 15 metros más adelante se cierra el carril (aysss, menos mal que hacen retrovisores y pego un frenazo importante para que no se me coma y se pueda meter entre yo y el coche que llevo delante)...tercera que se libra que la llame de todo en este post.

Llego al P-2 de Barajas, aparco y a llegadas.
Las pantallas indican que el vuelo llega a las 19:20, espero. Dan las 19:00, espero. Dan las 19:15, espero. Dan las 19:20, sigo esperando. 19:25, según las pantallas el vuelo llega a las 19:20, no actualiza hora de llegada. Son las 19:30, el vuelo debe ser un vuelo fantasma (el vuelo procedente de Frankfurt previsto para las 19:20 había sido actualizado y ponía hora estimada las 19:28). A las 19:32 aparece en la pantalla vuelo en tierra a las 19:31 (ahora se van a librar los informáticos de Aena de la quema).

Recojo a Marta que venía de Málaga y a una compañera suya. Pongo rumbo Madrid para entrar a López de Hoyos. Atascazo del copón para coger la A-2 y yo sigo en la reserva. Economía de combate.
Dejamos a Paula (la compañera de Marta) en su casa y echo gasolina.
Ya tengo cuatro posibles objetivos sobre los que descargar mi ira (ampliables a 5 o más), pero decido que no, que no es un buen día para ello y todo por un motivo.

Todo porque mientras esperaba en Barajas una megafamilia (abuelos, tíos, primos, nietos) esperaban con dos pancartas en la sala 6 de la T-2 que rezaban "Bienvenida a casa, Nuria" y unos dibujos y una foto.
De pronto aparece por la puerta un matrimonio con una niña oriental en brazos y toda la familia ha empezado a gritar y aplaudir. Cuando se ha calmado un poco más todo, el resultado. Mi mente imaginando el esfuerzo de una pareja por tener un hijo, el amor y el deseo que se veía en la familia para la recién llegada...

En otro momento hubiera pensado que el recibimiento era un poco hortera (toda esa demostración no va con mi carácter más sobrio). Incluso pudiera haber pensado que está de moda adoptar niños chinos...
Pero la alegría de esa familia ha diluído mi ira y furia para con el resto del mundo hoy y este post ha pasado de ser un "Me cagüen la..." a un "Bienvenida Nuria, sed felices" y he vuelto a pensar "and I think to myself...What a wonderful world!".

PD: McLaren, Hamilton y compañía no se librarán de mi ira...

4 comentarios:

Marta dijo...

... simplemente: IMPRESIONANTE!

TQTS!!!

bark dijo...

Muy buena entrada.

Un Saludo.

Dalay dijo...

Ya te he cometado que me has tocado el corazoncito con esta entrada...
Felicidades.
Saludos!

jmcolomo dijo...

Ostras, qué bonito!

Un abrazo!