29 mayo 2007

Un día en Edimburgo (I)
Hace ya 10 meses que estuve unas semanitas en Edimburgo estudiando inglés y salvo alguna que otra foto no he escrito nada más de ese viaje y esa experiencia.
Así que aquí va lo que era un día tipo en mi día a día allí.

Mañana: El despertador sonaba a eso de las 7:10 de la mañana (sí, yo en vacaciones madrugaba) y rápidamente me metía a duchar para estar preparado el primero.
Mi estancia en Edimburgo fue en Darroch Court, una residencia universitaria en la que compartía apartamento con otros 2 estudiantes (y baño, de ahí mis madrugones). La primera semana de estudio mis dos compañeros eran dos estudiantes italianos, con la "desgracia" que uno de ellos estaba también aprendiendo español y cuando me veía quería hablar conmigo en español.
La segunda semana mis compañeros de residencia eran un italiano y un francés con los que únicamente me comunicaba en inglés.

A partir de las 8:00 de la mañana se servían los desayunos en otro edificio de la Universidad de Edimburgo.
Yo tenía media pensión, lo cual suponía alojamiento, desayuno y cena los 7 días de la semana. El "problema" eran los horarios.
Los desayunos se servían de 8:00 a 9:00 AM, lo cual no suponía ningún problema, pero a la hora de la cena...la cena se servía de 17:30 a 18:30 :| ¡si yo hay días que como a esa hora!
Mi adaptación al medio consistió en desayunar contundentemente, típicamente huevos fritos, salchichas, bacon (panceta), champiñones, todo con un poco de pan, zumo de naranja y un yogur y una o dos piezas de fruta además de cafetito.
A todo esto me llevaba una pieza de fruta (normalmente un plátano) para tomar a media mañana.

A las 9:00 de la mañana empezaban las clases en la escuela (Hawthorn Edinburgh) en su "India's building" situado en Victoria Street aunque yo solía llegar unos 20 minutos antes para coger un ordenador libre y chequear mi e-mail.
La caminata desde el desayuno hasta la escuela me llevaba entre 10 y 15 minutos (dependiendo de la prisa que me diera) recorriendo buena parte de la famosa Royal Mile.
Gracias a que me hizo un tiempo excepcional y a que Edimburgo es una de las ciudades más bonitas en las que he estado, el camino era una delicia (y ayudaba a bajar un poco el desayuno).
Las clases duraban hasta las 13:15 en las que permanecía en la escuela (con un pequeño descanso de unos 15 minutos en el que me tomaba el plátano que llevaba o salía un rato).
(Continuará)

Sonaba en mi iPod I Want To Hold Your Hand de The Beatles

No hay comentarios: