08 febrero 2007

Echando la vista atrás

Volviendo hasta el verano y mis 3 semanas por tierras británicas. Todo aficionado al golf conoce que Escocia es la cuna de ese deporte. Y yo tuve allí la oportunidad de visitar la cuna (visita guiada por el Old Course de St. Andrews) y tuve la oportunidad de jugar (18 hoyos en el Silverknowes Golf Course de Edimburgo).
Jugando me dí cuenta lo afortunados que son los escoceses con su "maligna" meteorología, porque, gracias a ella, la posibilidad de tener campos es mucho mayor que aquí en España (y además más barata).

El Silverknowes Golf Course es un campo público ubicado en el norte de la ciudad de Edimburgo (ver mapa). ¿Qué quiere decir que sea campo público? pues que allí puede jugar cualquiera. Ni hace falta estar federado, ni vestir según las normas del golf. Esto implica que veas niños, familias, guiris (como lo era yo)...y puedes darte cuenta la cultura por el golf que hay allí. Nada de "el golf es un deporte de ricos" ni cosas por el estilo. Aquí en España por desgracia siempre nos gusta más criticar y oponernos a cualquier tipo de iniciativa que suponga el "triunfo de la minoría burguesa opresora" como puede ser un campo de golf público o similar.

Bueno, que me desvío. Tuve que alquilar palos. Me dieron unos Dunlop de acero de los normalillos, aunque el drive era de grafito. Quien haya jugado conmigo sabe de mi aversión a las maderas. Así que en el hoyo 1 salí con hierro...¿resultado? 7 golpes. En el hoyo 3 me dije: "¡coño! que estás en Escocia jugando al golf, acabas de hacer un par en el hoyo 2, los de delante tampoco son nada buenos, así que ¡DISFRUTA!"...y empecé a usar el drive....bueno, yo creo que pocas veces en mi vida le he pegado tan bien.

El resultado de aquello fue una experiencia impresionante....y una de las mejores tarjetas que he hecho en mi vida (no sé yo si la mejor), y eso que por aquel entonces estaba acostumbrado a jugar sólo 9 hoyos cada vez y los últimos 9 se me hicieron cuesta arriba por el cansancio.

No hay comentarios: