25 octubre 2004

Indiana Jones
En días como hoy en Madrid (lluviosos), cuando uno se pasea por la calle, o simplemente anda con prisas que es como parece vamos los madrileños, el peatón deja de ser esa figura y pasa a convertirse en un imitador de Junior o Indy en Indiana Jones y la última cruzada cuando tenía que pasar las pruebas para acceder a donde el caballero guardaba el cáliz sagrado.

Y es que si no tienes cuidado en qué baldosa pisas puedes parecer que has estado cazando renacuajos en cualquier charca ya que parece que hay más baldosas huecas que tontos en el Congreso de los Diputados.

Pero es que es curioso que parece que las baldosas se rebelan contra los agresivos viandantes y que en estos días tienen su momento de gloria vengándose de nosotros y....llenándonos el zapato, calcetín y bajo del pantalón del agua que esconde cuidadosamente debajo de ella para lanzárnosla cuando menos nos lo esperamos.

Sonaba en mis auriculares Indiana de Hombres G

No hay comentarios: